Search

¿Dónde pones tu valor?


Los medios sociales nos dan la oportunidad de compartir experiencias, de conectarnos con nuestros seres queridos, y de expandir nuestro mundo, especialmente durante estos tiempos de cambios inesperados donde Zoom, Messanger, Whatsapp y FB por nombrar algunos, son parte de nuestro día a día. Dentro de este mundo cambiante es el contraste lo que nos permite apreciar ambos lados de la moneda, Ying y Yang, y nos recuerda que estamos de paso en este mundo físico para aprender.


El contraste visual que nos entregan los medios de comunicación masiva viene cargado de programaciones mentales que manipulan nuestra percepción, en otras palabras lo que vemos son las sombras y no lo real, tal como se describe en el mito de la caverna de Platón.


Nos despiertan el ser competitivo, el crítico interior, alimentan nuestro ego, y continuamos en un círculo vicioso de parejas que nos merman el alma, de trabajos que nos matan el espíritu, donde todo se soluciona de manera rápida consumiendo la píldora azul, así continuamos en la matrix. La gran pregunta aquí es: ¿quiero salir de esto?.



En el ámbito de las relaciones de pareja, ¿dónde pones tu valor? ¿Lo haces en tu persona como ser integral, o te confinas a un estereotipo que despierta interés superficial? Muchos likes en las redes sociales, pero tu vida sigue volviendo al mismo punto de partida.


Criticar o juzgar a otros no agrega, quita. La competencia se nos ha inculcado como un valor que lleva a ganar y lograr objetivos pero bajo el microscopio se puede ver como lo que es, algo obsoleto y arcaico alimentado por ideas de escases(no alcanza para todos/todas). En este mundo que cambió, la colaboración es la clave, la forma para desarrollarnos como individuos parte de un todo.


Como seres sintientes es importante que aprendamos a apreciarnos y darnos el valor correspondiente para evolucionar en nuestras vidas. Alegrarnos por los triunfos de otros, reconocer lo bello sin querer apagarlo o que nos produzca inseguridades que alimentan envidia y mala sangre. Aprender a ser humanos comienza por casa, por la auto-apreciación, por no dejarse llevar por lo superfluo, por apreciar lo físico como lo pasajero que es, y construir en lo que perdure. Honra tu cuerpo como el vehículo de tu alma, cuídalo con rutinas de ejercicio y alimentación sana, evitando excesos que enferman. Alimenta tu espíritu y pon tu ego a dieta, expande tu mente, medita. Descubre la fantástica persona que eres y comparte esa luz con el mundo, deja atrás lo que te limita.


El ego termina cuando tu vulnerabilidad, hermosa y única, te ayuda a construirte como un ser humano infinito y perfecto en tu imperfección, como dice Brené Brown es su libro ‘Los dones de la imperfección’. Es en este punto, en que tu valor va más allá de lo que otros dictan en que encontrarás lo que buscas, recuerda que lo tu buscas te está buscando a ti, tu labor es crecer y dejar que te encuentren.

Es un salto de fe. ¿Te atreves?



32 views
 

Sandra Codd. NLP Life coach

Subscribe Form

  • Facebook
  • LinkedIn
  • Instagram

©2020 by Sandra Codd. NLP Life coach. Compassionate Resilience Coach. Proudly created with Wix.com